Paganas patagonias (Óscar Barrientos Bradasic)

Paganas patagonias (2018)

Óscar Barrientos Bradasic (1974)

Lom Editores

ISBN 978-956-00-1067-4

143 páginas

 

Paganas patagonias es el más reciente libro de Óscar Barrientos, escritor puntarenense de amplia trayectoria; la solapa del libro informa sobre otras nueve publicaciones anteriores, y este año se editan dos libros de su autoría.

Barrientos tiene un proyecto literario con un andamiaje a estas alturas firme y eso se nota en Paganas patagonias, que posee una serie de relatos todos de muy similar factura y procedimiento. En ellos el delirio irrumpe como procedimiento de quiebre de la realidad, pareándose con el lenguaje casi barroco que por momentos adoptan sus diferentes narradores. Por ejemplo, en “Ángeles con rostro de lechuza” el narrador recuerda su infancia, cuando durante los veranos era enviado a trabajar a una estancia familiar, a ayudar en la esquila. Es en ese momento, alejado de los afectos familiares, cuando un pájaro con forma de hombre se atraviesa en su camino y modifica completamente su estadía veraniega. En “Quillas como espadas” la ruptura de lo real está dada por un naufragio y el encuentro con una mujer en una isla solitaria que espera la flota plutónica, una suerte de navío onírico o derechamente fantasmal, “el hálito del origen”, dice el relato.

“Algo se detenía en esa fracción de segundo, ya que se apagaban las esencias más rotundas de la vida y emergía, desde una noche recóndita, el sinsentido siempre pútrido y cargado de vacuidad, de irremediables abismos. Aquel hombre se llevaba la marioneta y a cambio Ludovico sustraía su espíritu. Esa levedad nebulosa y sagrada permanecía por la eternidad recluida en la bolsa de cuero” (página 122)

La mayoría de estos cuentos se juegan su atractivo en algún dispositivo a la manera de un gimmick: un pequeño artilugio que funciona en mayor o menor medida atrayendo la atención del lector hacia un evento o artefacto que desconcierta dentro del relato, puesto que produce un desfase en la realidad, quebrándola y ampliando las posibilidades de la narración. Como ocurre en “Las cuitas del Dr. Pc”, donde aparece un doctor de computadores que lucha real y materialmente contra monstruosidades y apariciones que arrebatan el alma a estos aparatos, dejándolos inservibles, o cuando una marioneta, en “Marioneta meridional” a través de otro procedimiento produce un efecto similar, robando el alma, esta vez, de las personas que representa.

Tal vez el único relato que escapa de ese mecanismo es “Bon Jovi se lo llevó todo”, en que se relatan las desgracias de la vida de un hombre, también puntarenense, que busca la fama a través de su parecido a Bon Jovi, su ídolo de toda la vida, de quien ha llegado a convertirse en el doble oficial, todo ello traslapado con el frío de la región de Magallanes y la vida del protagonista, que refleja una soledad muy similar al del Bon Jovi chileno.

Óscar Barrientos se sitúa firmemente en la provincia, desde ahí construye sus relatos que quedan definidos no solo por el procedimiento ya señalado sino que por un clima que determina las maneras y lugares donde se producen las relaciones. Pero para él, como local, la provincia no es un espacio bucólico ni desde donde hacer costumbrismo, sino que es un uno donde cabe la fantasía, que la acentúa con su prosa a ratos delirante, y desde donde construye sus cuentos que pronto derivan en la ruptura de lo real. Con ese procedimiento que en Paganas patagonias repite con insistencia, a veces hasta la majadería, va construyendo una imagen de provincia que se niega a ajustarse a lo que desde la centralidad se ha querido atribuir. Su provincia es fantástica, desbocada, imprevisible. También tiene componentes de soledad, belleza tremenda y fealdad enorme.

 

¿Te gustó este artículo?
Written By
More from G. Soto A.

Facsímil (Alejandro Zambra)

Facsímil (2014) Alejandro Zambra
Read More

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *