Tres cuentos espirituales (Pablo Katchadjian)

Tres cuentos espirituales (2019)

Pablo Katchadjian (1977)

Blatt & Ríos

ISBN 978-987-4941-26-8

139 páginas

 

Pablo Katchadjian es un escritor argentino de larga trayectoria al otro lado de la cordillera, trayectoria que incluso lo ha llevado a ser publicado en Chile (Gracias, en el año 2014, por Narrativa Punto Aparte). Los relatos que componen Tres cuentos espirituales transitan por la extrañeza, creando y recreándose en la paradoja, en aquello que solo puede producir un desacomodo de la realidad.

«“Sí”, dijo otro, “y no sabemos si ésta vida es nuestra o si nuestra vida es otra”. Todos asentimos.» (página 49)

El primero de los cuentos es “Informe sobre la muerte del poeta”, en él, un grupo de personas persigue a un poeta por orden de los sabios de un pueblo, quienes lo culpan de ser un mal poeta, un mentiroso y culpable de la muerte de una muchacha que pronto se descubrirá también viva, pero que no será obstáculo para que la persecución se prolongue por una cantidad indeterminable de años. Lo curioso del relato no son solos los motivos de la persecución y quién es el perseguido, sino que principalmente el hecho de que los agentes abandonan su cacería durante el suficiente tiempo como para convertirse en músicos e irse de gira por un montón de pequeños poblados, convirtiéndose ellos mismos en artistas tal como el poeta, y dudando de qué harán si alguna vez llegan a encontrarlo en su no-búsqueda. Los perseguidores cambian, pero la orden dada por los sabios sigue vigente, y ellos ya no saben bien quiénes son y si quieren o no cumplir la orden que los hará ser quiénes eran antes de convertirse en músicos reputados y queridos.

«”¿Qué sentido tiene para nosotros tener éxito en algo que no es más que una coartada?”» (página 34)

Hay, en la vida de estos matones trocados en músicos un desacomodo tal a sus circunstancias que hace que el relato tienda a la alegoría, y que una y otra vez remita hacia el tema de la identidad, del quién es quién. Porque en estos cuentos lo común es que los personajes cambian, mutan, pasan de ser algo muy extraño a otra cosa también muy extraña, jamás corriente, y las situaciones nunca toman un curso ordinario.

Algo similar ocurre en el siguiente relato “Menos mal”. Cooper es un hombre que vive como siervo de un gigante, para quien realiza las labores más humillantes para intentar redimirse de algo muy grave que ha hecho al gigante, aunque jamás recuerda qué fue, pero que sin embargo, predetermina el actuar de los personajes. Lo que echa a andar la historia es que el gigante decide ir a comprarse un traje, ya que intuye que su muerte se aproxima y no tiene nada adecuado qué usar en su propio entierro. Así, siervo y gigante atraviesan un territorio inmenso en busca de un traje imposible de encontrar, puesto que no hay sastre alguno que haga tales prendas de ese tamaño colosal, por lo que Cooper y el gigante deben atravesar una guerra que ni conocen ni entienden para llegar a donde el sirviente supuestamente podrá comprar el dichoso traje. Pero una vez ambos personajes se separan, el sirviente conoce a una mujer, Gracia, quien con la finalidad de ayudarlo, lo hace tomar un desvío por el que le asegura llegar sano y salvo a su destino, pero que lo demorará nuevamente una cantidad suficiente de tiempo como para que la búsqueda del traje pierda todo sentido. Cooper, tal como antes los matones, es un personaje que cambia rotundamente debido a sus circunstancias, que deja atrás la vida que conocía y adquiere una nueva que en cierta manera lo hace feliz, pero que no le permite olvidar la orden que ha recibido.

«Pero era todo tan fuera de lo esperado que Cooper, a pesar de estar divirtiéndose, o justamente por eso, se sentía un poco confundido, tenso, incluso angustiado por el futuro: ¿cómo volvería después a su vida anterior?, ¿o estaba cambiando de vida sin darse cuenta? ¿o todo se convertiría en un sueño?” (página 79)

Finalmente el último relato, titulado “El libro”, cuenta la historia de un santo milagrero, que sale de un pozo y debe comenzar a esconderse porque los guardias de la ciudad lo persiguen, ya que ha conseguido demasiados adeptos y se lo considera peligroso. Así que se esconde, se baña y afeita hasta hacerse irreconocible y se convierte en vendedor en una librería. Eso hace que, tal como en los otros relatos, el personaje principal sufra una transformación tal que conozca una nueva forma de vida, en su caso, una forma nueva que no le permite volver a su vida anterior ni aún cuando parece querer hacerlo.

«Entonces me di cuenta de que había pasado algo serio, un accidente inesperado: yo sentía estar viviendo en una línea que venía desde mi pasado, pero mi presente no quería tener nada que ver con mi pasado. Entendí que la culpa era mía; me lo dijo la voz: “Quisiste ser un librero de pelo corto, afeitado y limpio, para protegerte, y ahora no podés ser lo que pensás que sos”. “¡Soy lo que pienso que soy!”, le dije. “Sí, ¡una copia!”» (página 121)

En estos relatos dislocados en sí mismos siempre hay un cúmulo de tensiones desarrollándose al mismo tiempo: personajes que son y han dejado de ser, un tiempo presente que se ha desconectado del pasado, un pasado que se reconvierte en una presión, en una persecución. Katchadjian juega con el desajuste de la realidad y todo lo transforma en otra cosas: a sus personajes, a sus acciones, al pasado que los llama, al relato mismo que no es lo que está contando sino las distintas interpretaciones a las que podrían llegarse a partir de ellos, a la alegoría que esconden, al relato de las sombras que bailan en el muro de la cueva, que son toda la realidad para aquel que solo puede ver aquello. La de Katchadjian es una voz originalísima, que obliga al lector a moverse por los diferentes planos de lectura que los relatos permiten y a jamás dejar de cuestionarse, puesto que el relato, tal como sus personajes, no son más que una coartada.

¿Te gustó este artículo?
Written By
More from G. Soto A.

Retamo (Eduardo Plaza)

Retamo (2019) Eduardo Plaza (1982) Libros de mentira ISBN 978-956-9136-64-1 101 páginas
Read More

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *