Crónica del pájaro que da cuerda al mundo (Haruki Murakami)

Reseña enviada por:

Mónica Vásquez Vetterlein

 

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo (1994)

Haruki Murakami (1949)

Tusquets editores

ISBN: 978-84-8383-510-4

903 Páginas

 

En Crónica del pájaro que da cuerda al mundo el joven abogado Tooru Okada, acaba de dejar su trabajo en un bufete temiendo que su vida sea una sucesión monótona de días iguales. Hasta ese momento vive un matrimonio confortable con Kumiko, pero situaciones extrañas que se suceden vertiginosamente a partir de la desaparición del gato que ambos tienen, le van demostrando, que la monotonía de la que quiere huir no será parte de su vida y probablemente, de la de ningún ser humano, porque no hay decisiones, proyectos, ni futuros que el destino no esté dispuesto a desbaratar de un solo soplo.

“Era el chirrido del pájaro, que sólo oían unas cuantas personas especiales, lo que las guiaba hacia una ruina inevitable. Como había pensado siempre el veterinario, el libre albedrío del hombre no existía. Las personas eran como muñecos a los que se había dado cuerda por la espalda y puesto encima de la mesa, condenados a seguir un camino que no habían elegido, obligados a avanzar en una dirección. Casi todos los que habían oído el chirrido habían sufrido la ruina y la perdición. Muchos habían muerto. Habían caído por el borde de la mesa”.

La primera aproximación a esta certeza la tiene a raíz de una pelea, aparentemente insignificante con su mujer, que lo lleva a cuestionarse la brutalidad de una verdad. No la conoce. Ha dormido seis años al lado de una mujer que no conoce, esa claridad lo pone de lleno ante el miedo de si acaso estaría condenado a envejecer durmiendo al lado de una extraña.

A la desaparición del gato se suma luego la desaparición de Kumiko, la estructurada Kumiko, que ama las medusas, de la cual casi podemos tocar la pulcra e inmaculada ropa que cuelga de los percheros de su closet en perfecto orden, pero no llegamos siquiera a atisbar el desorden importante, ese que no dice relación con objetos. A esto se suceden encuentros con dos esotéricas adivinas, una extraña muchacha de dieciséis años, los recuerdos de guerra del teniente Mamiya, el detestable cuñado, la historia de un veterinario muerto en otra época con la que pareciera el destino demuestra que presente, pasado y futuro son distinciones arbitrarias en un contexto mayor.

Tiempos y personas diversas y extravagantes, se cruzan y superponen sumergiéndonos en un mundo irreal de novelas dentro de la novela. El lector de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo no logra captar de buenas a primeras cuál es el hilo que anuda por ejemplo la historia de crueldad y perdida de sentido de vida del teniente Mamiya con la de Okada y, sin embargo, finalmente hay conexión entre todo lo aparentemente inconexo.

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo de Haruki Murakami no es una novela lineal, ni fácil de llevar a término. Es una suerte de delirio en que todo converge en Okada, hay símbolos muy interesantes: un pájaro de piedra en un jardín, un pozo abandonado donde Okada se aísla para reflexionar, pero este pozo es el mismo pozo en que muchísimos años atrás el teniente Mamiya o cualquier ser humano completamente desorientado respecto al sentido de su existencia se enfrenta con su destino. Es el pozo que nos dice que a la vida la determina un único momento. El momento en que se logra asir la luz que se filtra al pozo de la existencia o se pierde esa claridad para siempre y en ese caso el chirrido del pájaro que da cuerda al mundo empuja al ineludible destino, tan de piedra como el pájaro del jardín.

¿Te gustó este artículo?
Written By
More from Lo que leímos

Tercera sesión: Ciclo de conversatorios rokhianos – 18 agosto, 19.30 h – Universidad Alberto Hurtado (Santiago de Chile)

  El 1er ciclo de conversatorios rokhianos busca generar espacios de encuentro, diálogo...
Read More

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *