El cut-up y la manipulación textual

 

Por Gustavo Leyton Herrera

El cut-up es una técnica que deconstruye un texto primario a través del corte aleatorio de palabras y frases para formar nuevas oraciones y, por lo tanto, una nueva pieza de escritura. El proceso se asienta en la extracción y reconstrucción de un nuevo significado del lenguaje, basado en la intuición caótica y el flujo creativo libre. Tristán Tzara lo había usado como una forma de componer poesía, literalmente sobre la marcha. Las pinturas collage de Picasso y las esculturas hechas a mano de Duchamp se convirtieron en técnicas decisivas para presentar una realidad análoga a los sueños, el surrealismo, a través del cut-up.

Burroughs, estrechamente asociado con el movimiento Beat, descubrió el cut-up en 1959 a través de su amigo Brion Gysin, un pintor. Cuando Gysin comenzó a experimentar con recortes, le mostró el método a William Burroughs y él, a su vez, lo difundió entre docenas de artistas. Posteriormente, Brion Gysin modernizó la técnica, utilizando un generador de secuencias aleatorias con una computadora. Con este avance, Burroughs creó una larga serie de escritos y grabaciones.

En el breve ensayo de Burroughs “The cut up method of Brion Gysin”, el autor trata sobre las aplicaciones prácticas del cut-up al cambio cultural y político. Burroughs consideraba más apropiado expresar su análisis de los controles de palabras e imágenes y su destrucción mediante esta idea. De esta forma, mezcló la alta literatura —Eliot, Kafka, Shakespeare, Conrad— con la cultura popular. Consideró que era una forma efectiva de exponer los controles de palabras e imágenes y así liberarse de ellos; una verdadera alteración de la conciencia que ocurre tanto en el escritor como en el lector del texto.

Los recortes literarios tienen el potencial de revelar aspectos del potencial creativo de uno al construir identidades aleatorias. Experimentar con técnicas como el cut-up literario estimula enfoques alternativos al proceso de creación de significado y reconfigura la relación del artista contemporáneo con los moldes prefabricados de autoidentidad.

El cut-up pasó de ser un instrumento puramente literario a impregnar la escena musical. David Bowie usó la técnica en sus comienzos artísticos. Bob Dylan lo aprovechó para explotar su franqueza literaria. Iggy Pop, Joy Division e incluso Kurt Cobain, quien tuvo la oportunidad de conocer y colaborar con Burroughs. Más tarde, Thom Yorke imitaría la forma supuestamente utilizada por los surrealistas, sacando palabras cortadas de un sombrero para escribir todo el álbum Kid A.

Los recortes simultáneamente representan y exponen el ego inherente involucrado en la creatividad. Como material social creativo, el lenguaje le pertenece a cualquiera y a todos. Aunque es difícil imaginar que el lenguaje escrito no requiera una razón o una sintaxis lógica para llegar a una comprensión de las ideas, Burroughs mostró la relación fructífera entre lo aleatorio, lo auténtico y lo literario. La técnica del cut-up se mostró como un vehículo creativo que modifica los códigos de una realidad moldeada al razonamiento lineal.

Sobre el autor

Gustavo Andrés Leyton Herrera (Chillán, Chile. 3 de mayo de 1986) posee estudios de Licenciatura en Historia y Periodismo en la Universidad de Concepción. Ha publicado artículos en revistas especializadas de Chile, México, Argentina y España. En Mayo de 2017 publicó su primera obra, “Relatos de un artista recóndito” (Editorial de Los Cuatro Vientos), presentada en la 43° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.
¿Te gustó este artículo?
Tags from the story
,
Written By
More from Lo que leímos

Presentación “Las defensas” de Gabi Martínez – 5 de abril, 19 h – Azkuna Zentroa (Bilbao)

El club de lectura Aurrez Aurre de Bilbao, cuya coordinadora es María...
Read More

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *