Medio sol amarillo (Chimamanda Ngozi Adichie)

Medio sol amarillo

Chimamanda Ngozi Adichie (1977)

Literatura Random House

ISBN: 9788439728597

544 páginas

 

Medio sol amarillo de la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie es una novela situada en el ya inexistente país africano de Biafra, el que solo resistió como tal durante los tres años que van desde 1967 hasta 1970. Su bandera tricolor, de la que emerge un medio sol amarillo, es la imagen que titula esta novela. Nigeria, por otra parte y como es sabido, es un país multiétnico, que con dificultad logró salir del imperialismo británico y obtener su propia independencia recién en 1960, por lo que, los dos golpes de estado que dieron pie inicial a la declaración de autonomía de Biafra ocurren en un momento de fragilidad y reacomodo interno del conglomerado étnico y racial que ocurría dentro de Nigeria. Este conflicto, que puede ya sea entenderse como una guerra civil (como un conflicto bélico al interior de un mismo país) o como una guerra entre dos naciones distintas, que concluyó con la anexión de una a la otra, es el escenario donde transcurre la novela.

Medio sol amarillo tiene como personajes centrales a dos mujeres de la raza igbo, dos hermanas gemelas: Olanna y Kainene. Provienen de una familia acomodada y poderosa dentro de su raza, que ha disfrutado de gran opulencia hasta la declaración de independencia de su etnia. Y aunque gemelas, no poseen mayores similitudes físicas ni como caracteres, por el contrario, en la novela actúan como opuestos. Lo mismo ocurre con sus respectivas parejas, quienes también tienen roles importantes en la historia. Olanna se convierte en la esposa de  Odenigbo, un académico de tendencias revolucionarias que desde su conocimiento libresco plantea la liberación de Biafra pero que luego, ante la cruda realidad de la guerra es sumido  en el desconcierto; Kainene, la más fuerte y desenvuelta de las hermanas, se une amorosamente a Richard, un inglés, un blanco más bien pusilánime, un periodista que intenta convertirse en escritor. Y si bien en la primera mitad del libro vemos con cierta lentitud cómo se desenvuelven ambas parejas, cómo todavía la familia de estas mujeres vive en la riqueza y las ventajas que el dinero proporciona, apenas comienza la guerra entre Nigeria y Biafra, la segunda mitad la novela adquiere un ritmo mucho más ágil, y todo aquello que antes fue construido comienza a ser arrollado; no solo las construcciones, casas, pueblos, sino que las relaciones de pareja, las supuestas hegemonías, y las fortalezas personales.

El conflicto entre Biafra y Nigeria, cabe recordar, es el conflicto entre una nación apenas despuntando y otra que, si bien tenía solo un puñado de años de independencia propiamente dicha, sí se encontraba constituida al menos en cuanto a sus organizaciones estatales. Ello también aplica a su fuerza militar. Por ende, mientras en Medio sol amarillo el dueto de hermanas, normalmente cada una por su lado, comienza a retroceder y a sufrir la suerte de su raza por el hambruna y la guerra, por otro lado el ejército Nigeriano avanza bien nutrido y organizado contra una serie de batallones indisciplinados, apenas armados, sin casi instrucción, y muchas veces sin siquiera una edad razonable para intervenir en una guerra. Y esto, que se plantea ya sea como una guerra, o como un conflicto civil, en las calles de cada poblado que iba siendo tomado o recuperado por el ejército de Nigeria se iba transformando en un exterminio de la raza de los igbos, de cada poblado que Olanna y Kainene deben escapar. De cada poblado o ciudad donde cada una debe rebuscar sus propios medios de subsistencia para conseguir, aunque sea, llevarse un miserable alimento a la boca y al de sus familias.

Hay varias temáticas que cruzan la novela en tanto se desentrama el conflicto mayor. Está la relación filial entre las hermanas, en cómo sus diferencias terminan por unirlas y complementarlas para luego volver a separarlas, está la relación de pareja vista desde dos prismas totalmente distintos, está, por supuesto, la gran historia de las minorías raciales, la temática del feminismo en manos de las dos protagonistas, ambas mujeres fuertísimas, pero cada una a su manera y con sus propias precariedades. Es, además, un reclamo al mundo, en el nombre de la novela que se escribe dentro del mismo libro, titulada «El mundo guardó silencio mientras moríamos», un reclamo que habla de cómo el mundo entero dio vuelva la vista mientras el pueblo de Biafra era exterminado y moría bajo las balas y la hambruna que supuso el bloqueo económico impuesto por Nigeria.

Medio sol amarillo es una novela que, si bien pareciera tener algunas dificultades iniciales para armarse, una vez la narración se encarrila adquiere un ritmo veloz que acentúa la crueldad de este doloroso relato. Es una novela, además, que posee la gran virtud de universalizar un pequeño relato —en el sentido de su particularidad o especificidad—, el de este país que escasamente existió durante tres años y fue reconocido apenas por otros cinco y que no recibió ayuda casi de ninguno. Es la historia de las migraciones forzosas, del hambre, de las luchas raciales, de nuestra propia indiferencia. De cómo callamos, cada día, mientras tantos mueren.

¿Te gustó este artículo?
Written By
More from G. Soto A.

Columna: Las mejores publicaciones chilenas del año 2014

Columna: Las mejores publicaciones del año 2014
Read More

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *