Mario Acosta: “El hambre hasta nos fortalece, pero la violencia nos deja heridas indelebles”

autor mexicano novela 50 latitud norte

Mario Acosta es un escritor mexicano que acaba de publicar el libro en formato eBook 50° latitud norte, 126° longitud oeste de la mano del agregador de libros electrónicos Bebookness, con sede en Barcelona. En su historia conocemos a Cleto, un tendero preocupado por el devenir caótico y sobre todo violento de una sociedad que parece ser la misma en literalmente todas las coordenadas.

En esta ocasión, entrevistamos a Mario para conocer sus orígenes y los temas que lo aquejan, muchos de ellos reflejados en su ficción.

Naciste en Ciudad de México, una metrópoli de casi 9 millones de habitantes, pero 50° latitud norte, 126° longitud oeste sucede en Santa Catarina, un pequeño pueblo. ¿Te llama la atención la vida rural, con sus conversaciones y sus ritos? 

En Ciudad de México, al igual que en otras grandes ciudades de Latinoamérica, ocurre algo muy peculiar. Resulta que en estas metrópolis se concentra buena parte de la actividad económica, educativa, política, cultural y social del país. De tal forma que hay una gran inmigración del interior de la República hacia esta ciudad capital. De hecho, mis padres son originarios del norteño estado de Chihuahua. Esto hace que de alguna forma haya comunicación continua con gente llegada de lugares medianamente urbanos, suburbanos y rurales, los cuales transmiten sus experiencias.

Algunas de ellas son fascinantes por lo que se refiere a sus bellezas naturales, por las actividades que realizan o por las festividades que disfrutan. Pero desgraciadamente también comentan historias de carencia, de injusticia, de pobreza y de abandono.

Todas estas narraciones que escuché desde niño, además de haber tenido la oportunidad de vivirlas in situ, me proporcionaron los elementos suficientes para forjarme un criterio analítico y crítico de la —en ocasiones — crítica condición social, económica y política en que vive la Humanidad, especialmente en las regiones del tercer mundo.

Tu libro cuenta la historia de Cleto, un tendero que se sienta en su viejo sillón a leer historia universal y que de pronto decide escribir una novela. ¿Tiene la lectura un lugar predilecto en la psiquis de los personajes? 

¡Desde luego que sí! Por experiencia propia como docente lo puedo confirmar. La lectura es una gran herramienta para el “pulido” y la transformación positiva del intelecto humano.

Clarita, la mejor amiga de Cleto, juega un papel fundamental en la novela y es coprotagonista. Si no fuera por ella, ¿esa otra novela dentro de la original no existiría? 

Si Clarita no existiese, seguramente Cleto no hubiera escrito su novela, pero buscaría alguna actividad para manifestar su inquietud respecto a los problemas económicos y sociales que vive su gente y su querido pueblo.

Volvamos a la vida fuera del fragor de la ciudad. ¿Crees que los hechos suceden —por decirlo así— con un ritmo más lento y las noticias fluyen menos aceleradamente en los Santa Catarina desperdigados por el mundo? 

Hasta hace pocos años, sí. Sin embargo, la introducción de la llamada “tecnología”, aunada a otros medios de comunicación masiva, están uniformando la velocidad de divulgación y actividad humana en general. Este hecho en lo personal me parece positivo siempre y cuando haya responsabilidad y ética por parte de los gobiernos y las grandes empresas de comunicación.

En el imaginario colectivo está la idea de que la mayoría de los países latinoamericanos, México incluido, sufren la violencia a diario. Los Hamateros son el símbolo de esta en tu ficción. ¿Qué piensas sobre la realidad que vive tu país y el resto del continente? ¿Te sientes identificado con el imaginario colectivo o piensas que se exagera? 

Precisamente los medios globalizados de la comunicación nos permiten “asomarnos al mundo” y darnos cuenta del caos que se vive de norte a sur y de este a oeste. Cada región con su problemática específica, en ocasiones por las carencias y a veces por la abundancia.

Haré referencia a la frase Vox populi, vox Dei… basta revisar las noticias o las estadísticas para percatarnos del grave problema que viven algunas regiones del mundo, México incluido. La pobreza puede convivir con nosotros, el hambre puede resultar pasajera y en ocasiones hasta nos fortalece. Pero la violencia y la inseguridad nos dejan heridas indelebles. Los Hamateros son un fiel reflejo de esta convulsionada sociedad.

Desde niño eras aficionado a las letras, pero tu carrera se inclinó por el lado de las ciencias. ¿Lees otro tipo de libros? ¿Divulgación científica, por ejemplo? 

Soy como Cleto, el protagonista de mi libro. Leo todo lo que pueda, desde revistas y periódicos hasta los libros técnicos y clásicos. Asumo siempre una actitud con carácter ecléctico.

México es un semillero de grandes escritores: Juan Rulfo, Octavio Paz, Carlos Fuentes o Héctor Aguilar Camín, más contemporáneo. ¿Representa algún escritor de estos o cualquier otro tu ideal de literatura y estilo? 

Efectivamente, este mi México. Ha visto nacer y crecer a grandes artistas de la literatura. Respondiendo a tu pregunta, te diría que yo soy un aficionado a las letras (con mi propio estilo). Ellos son verdaderos maestros.

Dos libros y dos autores favoritos. 

El laberinto de la soledad de Octavio Paz y Confabulario de Juan José Arreola.

Pero también escribes… Cuéntanos sobre tus jornadas de escritura. ¿Tienes algún método? ¿Escribes todos los días? 

Como te había comentado, soy un aficionado a las letras y me gusta escribir. Debo confesar que no soy muy disciplinado en ese sentido, de tal forma que escribo cuando mi mente y mi cuerpo me lo piden. En ocasiones pueden ser horas sin que me percate del tiempo transcurrido, hasta que de alguna manera mis recursos físicos e intelectuales se agotan.

Entonces cierro mi cuaderno hasta que nuevamente siento el deseo o la inspiración para continuar mi escrito.

¿Te gustó este artículo?
Tags from the story
,
More from Luis San Martín

Los entornos de la edición (Guillermo Quintás Alonso)

Los entornos de la edición (2014) Guillermo Quintás Alonso JPM Ediciones ISBN:...
Read More

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *