Historia de un canalla (Julia Navarro)

Historia de un canallaPor: Mónica Vásquez Vetterlein

.

Historia de un canalla (2016)

Julia Navarro (1953)

Penguin Random House grupo editorial, S.A.U

ISBN: 978-956-9646-12-6

863 páginas

Precio Referencial: $28.000

Historia de un canalla es el relato, sin un atisbo de arrepentimiento, que realiza en primera persona Thomas Spencer de su vida, pero también es una ventana que nos permite analizar a través de las relaciones que establece con las mujeres, los negocios, el dinero y el poder, a nuestro tiempo y la sociedad en que vivimos, una sociedad en que un sujeto de pérfidos sentimientos, por su incapacidad de afectos o bondad, termina siendo un triunfador de acuerdo a cánones en que el tener fortuna o éxito profesional obtenido a cualquier precio, es más importante que el actuar con principios, rectitud y consideración al prójimo.

Thomas Spencer es la encarnación misma del mal. La historia recorre toda su vida, desde la infancia en que ya es todo lo ruin que en el futuro seguirá siendo, hasta el final de sus días. Es impactante para el lector, que siempre espera redención, que ni la proximidad de la muerte genere en Spencer una mirada, reproche, arrepentimiento o piedad por las múltiples vidas que ha dañado de manera tan meticulosa, muchas de ellas de forma irreparable. Nada de eso, en Thomas no hay humanidad, sino una clara lucidez para saber siempre, en cada momento y circunstancia de su vida lo que habría sido correcto hacer y lo que decidió hacer, anticipándose mentalmente a las consecuencias de uno y otro proceder y sin embargo, eligiendo siempre hacer el mal.  Thomas escogió ser un canalla, no ha sido malo por torpeza, debilidad o error, lo ha sido por opción y ha disfrutado de serlo, probando su astucia y aptitud para poner en jaque las vidas ajenas, en un juego cruel ejecutado con la frialdad y perfección del más inteligente psicópata.

A ojos del mundo es un exitoso profesional al que la fortuna sonríe en cada momento, alguien que llegó a ser uno de los más influyentes y adinerados publicistas de Londres y Nueva York, que es el escenario principal donde transcurre el relato, ya que también hay una temporada en Madrid.

Particular atención merece la forma en que Thomas se relaciona con las mujeres. Primero, su madre a la cual detesta de una forma irracional e inexplicable y a quien no pierde oportunidad de hacer sufrir, sintiendo una perversa gratificación en ello, y más adelante, en sus relaciones con sus compañeras, simples objetos, cuyos sentimientos no le interesan en lo absoluto. Thomas disfruta de saber que las amantes por las que ha pagado, las mujeres que ha seducido abusando del ideal romántico femenino, son un papel que puede amuñar en su mano en cualquier minuto y arrojar a la basura sin piedad. El sexo para él está desconectado de la más mínima emoción, su frialdad es a toda prueba, es incapaz de entregarse o recibir afecto y solo sentirá placer desde el ejercicio de un poder y control sin límites sobre las mujeres, que pasan por su cama.

El libro, a pesar de sus 863 páginas, se lee con avidez porque nos obliga a caminar en los zapatos de Thomas Spencer, vivir sus pensamientos y sobrecogerse con su maldad, mirar a través de sus ojos, que no son los ojos de cualquiera, sino los de un canalla… y a veces, sentirse agobiado, pero siempre interesado en saber hasta dónde es capaz de llegar. Es un viaje por la complejidad de la naturaleza humana.

A ratos la lectura nos genera la sensación incrédula de si en el mundo puede existir alguna persona que no tenga siquiera un intervalo de humanidad en todo el curso de su existencia, y es, tal vez, el mayor reparo que me merece el libro, la falta de algún matiz es Thomas Spencer. Sin duda un gran novela psicológica.

¿Te gustó este artículo?
Written By
More from Lo que leímos

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *