Sostiene Pereira (Antonio Tabucchi)

ANGRM-original sobrecubierta_SOSTIENE PEREIRASostiene Pereira (1994)

Antonio Tabucchi (1943 -2012)

Anagrama

ISBN 97884-339-6128-0

182 páginas

La filosofía parece ocuparse sólo de la verdad, pero quizá no diga más que fantasías, y la literatura parece ocuparse sólo de fantasías, pero quizá diga la verdad.

 

Sostiene Pereira, del italiano Antonio Tabucchi en una novela curiosa y bella en su logrado recurso que, como anáfora, hace parecer la narración una especie de declaración ante un juez o tribunal. Es una historia ambientada en Portugal en 1938, bajo la dictadura Salazarista, paralela y ligada al Franquismo español. En ella el protagonista es Pereira, quien va haciendo una relación de los hechos a través de afirmaciones, de la muletilla que se registra diciendo “sostiene Pereira”, la misma que da título al libro. Es de esa forma inusual en que se conforma el narrador de esta novela, que es un periodista antiguamente dedicado a la crónica, pero que en el momento en que transcurre este libro se le ha encomendado llevar la página cultural del periódico el Lisboa.

Con el fin de tener a un ayudante que le sirva para redactar necrológicas anticipadas y alguna que otra efeméride, contrata al huidizo joven Monteiro Rossi y conoce, asimismo, a la novia de este, de nombre Marta. Lo curioso acerca de estos dos jóvenes es que están relacionados con la resistencia contra el fascismo que va tomándose Europa. De la misma forma, los artículos que esporádicamente le entrega su nuevo ayudante, todos demuestran aquella tendencia peligrosa de exhibir públicamente (que se ve casi como una especie de anarquismo desde el punto de vista del lector, al tener en contraste solo la de este narrador inmerso en la dictadura y habituado o acomodado incluso a sus normas) por lo que esos artículos resultan impublicables.

¿y si esos dos chicos tuvieran razón? En tal caso, ellos tendrían razón, dijo pacatamente el doctor Cardoso, pero es la Historia quien lo dirá y no usted, señor Pereira. Sí, dijo Pereira, pero si ellos tuvieran razón mi vida no tendría sentido (…) pág 103.

Pereira, sin entrar de plano en el tema político, ayuda a estos jóvenes, ya sea dándoles algo de dinero o incluso encubriendo sus actividades. Y ellos, de cierta forma, progresivamente logran influenciar en Pereira, lo que se trasluce en las inserciones que este hace en la página cultural del Lisboa, lo que incluso llega a meterlo en algunos problemas.

Vamos, Pereira, dijo el director, intenta razonar, si no hay alianzas al menos hay simpatías, fuertes simpatías, nosotros pensamos como Alemania en política interna y en política externa, y estamos ayudando a los nacionalistas españoles como están haciendo los alemanes. Pero en la censura no pusieron ninguna traba, se defendió Pereira, dejaron pasar el cuento sin objeciones. Pág 144

Es, en suma, una novela que trata el tema de las dictaduras al sumergir a su narrador en un contexto político muy definido y escabroso, el tema de la censura, y que logra muy bien una sensación ascendente de desarrollo de su personaje principal. Mención aparte amerita el recurso de que Pereira vaya sosteniendo, a veces majaderamente, cada uno de sus actos relatados en las páginas del libro. Sobre ello habría mucho que decir y la opinión siempre será subjetiva: como anáfora resulta éxitosa al dar la sensación de enfrentarnos a una especie de declaración ante un juez o a una policía, lo que es concordante con la temática del libro, con el asunto de la censura y la privación de libertad. Además, agregaría un componente decidor sobre el estado actual del protagonista. Pero por otro lado, esa imagen que sería grandiosa se desarma un tanto ante el contenido de muchas de esas declaraciones, totalmente incompetentes si Pereira efectivamente se encontrase ante un juez o policía intentando exculparse, porque, ¿qué importancia puede tener cuántas limonadas bebió, cuál es la teoría de su doctor tratante sobre el alma, cuántas veces hubo de abrocharse los cordones, si lo que quiere es defenderse de una acusación política?

La historia, como dije, es ingeniosa, históricamente muy bien situada. Se trata de una excelente novela que resulta muy recomendable, pero sigo dándole vueltas a la idea de cómo el autor enfrentó a su narrador, en particular a aquel recurso ya explicado de sostiene Pereira y sigue sin convencerme completamente. No veo como esa anáfora haya aportado peso al libro o, dicho de otra forma, sin ella, este libro creo que podría haber sido incluso algo mejor.

 

¿Te gustó este artículo?
Written By
More from G. Soto A.

La derrota (María Elena Gertner)

La derrota (1964) María Elena Gertner (1932 -2013 )
Read More

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *