Huellas en la tierra (Óscar Castro)


Huellas en la tierra (1940)
Óscar Castro (1910-1947)
Ed. Zig-Zag (1940)
N° Inscripción 7.719
155 páginas
Precio referencial: $ 10.000
 
Voy a comenzar esta reseña como precisamente considero que no debería hacerlo: qué tremendo escritor que fue Óscar Castro. En lo largo de su literatura se asienta en la poesía, luego se pasa a la narrativa empezando con cuentos que adscriben claramente al criollismo, aborda la vida en el campo, luego se desplaza a las minas y finalmente se marcha temáticamente a la ciudad y cae en un realismo profundamente humano. Y siempre dueño de una prosa bellísima. Me parece incluso una torpeza que un autor como este no sea más conocido de lo que es, más reconocido aun, más leído, más re-editado.
Extracto de un poema del autor, antes de su etapa narrativa
Huellas en la tierra fue el primer libro de narrativa que escribió Óscar Castro. Antes que eso se le conoció como poeta; se le comparaba con Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Vicente Huidobro, en esa esfera estaba la estimación que se le tenía. Luego vino esto. Quince cuentos. Quince cuentos demoledores, vibrantes, cada uno de los cuales traspasa una inmensa emoción. Porque eso se puede reconocer en Castro desde principio a fin de su narrativa: el profundo cariño que tiene no solo por sus personajes, sino que por la tierra, sus vidas, sus penas. Estos cuentos, de su primera etapa como escritor, califican como parte de la corriente criollista que a la fecha existía.

Los cuentos bordean una temática similar: la vida del hombre en el campo. Su gran virtud es que no los observa simplemente desde un punto de vista costumbrista, no se limita a constatar hechos, usanzas, por el contrario, humaniza enormemente los relatos al poner los intereses de los hombres, sus penas y sufrimientos, sus cariños y amores. Es así como, por ejejemplo, en el cuento “Lucero” y en el cuento “Un hombre y un perro” describe con una ternura que desborda las páginas el cariño entre el hombre arrojado a la vida y sus animales y compañeros, un caballo y un perro, amigos y compañeros de trabajo y ruta, jamás mascotas. Y describe con rudeza, aunque siempre con sutileza, el momento culmine donde los caminos se bifurcan. Ambos relatos son de una enorme belleza. Destacable es el estilo de Callejón de los gansos, donde relatando la historia, tomando como protagonista a un camino que vaga por distintos poblados, va relatando hechos concatenados, que se afectan unos a otros y que desembocan siempre en un punto de vista diferente, pero que, gracias a la extensión y sinuosidad del camino, se nos permite conocer y desentrañar completamente, para disfrute de nosotros que, como lectores, logramos obtener la información completa, que ninguno de los personajes posee.
O “Chumingo“, un hermoso relato del peón de un fundo que es rechazado por la hija del patrón, por quien ha permanecido ligado a esa tierra, y cuando por fin se da cuenta de la falta de amor hacia él, cuando abre los ojos, su fidelidad a ese mismo patrón moribundo lo liga de una manera eterna a aquel pedazo de tierra, y a esa desazón.
       Se trata, en suma, de un volumen bellísimo, que significa el primer paso hacia la narrativa en este autor esencial en las letras chilenas, donde ya pueden verse cuáles serán sus temáticas y afectos posteriores, cuáles sus temores e insistencias y sin olvidar del todo esa poesía en las palabras que ya antes ejecutara con maestría. Es, además y desde mi punto de vista, uno de los mejores volúmenes de cuentos que se ha producido dentro de la narrativa chilena.
¿Te gustó este artículo?
Written By
More from G. Soto A.

Patrimonio. Una historia verdadera (Philip Roth)

Patrimonio. Una historia verdadera (1991) Philip Roth (1933)
Read More

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *