Cartas a un joven poeta / Poemas (Rainer Maria Rilke)

Cartas a un joven poeta. Poemas (2004)
Losada
ISBN: 9560305992
Rainer Maria Rilke (1875 – 1926) 
140 páginas
Precio referencial: $35 Arg. – equivalencia: $2600 chilenos aprox. (sin nuestro poco querido IVA diferenciado) 
 
Como las abejas juntan la miel (…) 
lo construimos a Él.
 
Las cartas de un poeta experimentado a un hombre atribulado por sus vivencias y con voluntad férrea de tener lo que su confidente ha logrado, que no es más ni menos que el ser poeta. Además, una selección de poemas del primero, un austriaco que escribía en alemán y viajaba de ciudad en ciudad —no atestadas, como eran en ese entonces— para buscar la tranquilidad y así crear, pensar y, por supuesto, responderle a su amigo. Aquellas son las exactas dos partes de este pequeño libro.
Las diez cartas que componen la primera sección son las que el poeta de principios del siglo XX dirigió como respuesta a Franz Xaver Kappus, un artista en potencia, quien preguntándose angustiosamente por la soledad, el sentido del trabajo o la ilusión débil del amor, le envía cartas a Rainer Maria Rilke, las que por cierto en esta oportunidad no podemos ver, pues lo que quiere Kappus es “dejar hablar al grande”. Entonces, aquellas misivas son finalmente respondidas desde distintos lugares de Europa, como París, Viareggio (Italia) o Roma, por un hombre, sin duda un artista consumado, que si bien demora su réplica, hace notar toda su preocupación por su remitente, a pesar de enfermedades inhabilitantes o el escape constante en el que está sumido, buscando momentos precisos para volcar en el precioso mensaje sus consejos más íntimos.

 



En la primera carta —como intuimos a partir de su respuesta— Kappus le envía un poema de su autoría a Rilke para que le dé su opinión. Ante todo, el austriaco le dice que no puede otorgarle una respuesta “crítica”, pues él no cree en esa tendencia de acercamiento al arte tan difundida entonces y hoy. Cree en la tentativa de definir las características estéticas de una obra (como lo hizo alguna vez estudiando a Rodin), pero también está convencido de que la única manera de alcanzarlas —dice— es aprehendiéndolas con amor, pues muchas cosas, como el arte, son indecibles, y su nacimiento existe por definición desde un espacio dominado por el misterio inalcanzable. Después de expuesta esta brillante idea mediante palabras clamorosas, da rienda suelta a sus consejos, a la exposición de sus propios sentimientos y sus nociones personales sobre los recuerdos de infancia, el futuro, la pureza del sexo o la emergencia de Dios.

Todo lo dicho, sin excepción, se expresa de otra manera en la segunda parte: sus poemas, de cuyos rasgos es difícil hablar sin decir antes que solo basta relacionarlos en toda su fuerza con sus cartas dirigidas a Kappus. Las ideas sobre las emociones, las metáforas de amor, la amplitud de la soledad como algo benefactor y no nocivo; en fin, son cantos configurados en fieles reflejos que evidencian cómo la vida y las ideas construyen el arte, e incluso viceversa. 

Así verá cómo su personalidad se afirma, cómo se ensancha su soledad convirtiéndose en penumbrosa morada, mientras discurre muy lejos el estrépito de los demás. Y si de este volverse hacia dentro, si de este sumergirse en su propio mundo, brotan luego unos versos, entonces ya no se le ocurrirá preguntar a nadie si son buenos. Tampoco procurará que las revistas se interesen por sus trabajos. Pues verá en ellos su más preciada y natural riqueza: trozo y voz de su propia vida.

Más allá de las cartas y poemas que le dan forma, este texto es un clásico imprescindible para aquellos que aman la literatura y que desean alguna vez dedicarse a ella, y en específico a su aspecto en donde el sujeto es el protagonista, la escritura. Es preciso leer aquellas sentidas palabras de Rilke para entender cuán difícil y estimulador es el desafío de consagrar la vida a una inestabilidad tan prístina como la del arte.
Al mismo tiempo, esta colección de la que hablamos, y que abre el libro después de una “Nota preliminar” bastante acertada y la introducción del propio Kappus, cual editor, es un ejemplo perfecto de la sinceridad vertida en ese medio de comunicación tan poco usado en nuestros días, en donde las respuestas son inmediatas, pues no demoran nada pero irónicamente ralentizan el pensamiento reflexivo de quien desea mentar su respuesta para controlar la situación. Un caballo de guerra para quienes quieran conocer en su intimidad vital a Rainer Maria Rilke.
A partir de lo anterior, es importante obtener una adecuada edición y traducción del texto para disfrutarlo y entenderlo en su esplendor. Esta de Losada es una muy buena; en su prólogo, además, se nombra una recomendación en español para tener una alternativa, la cual reproducimos para contribuir: 1) Edición comentada y traducida del alemán por Luis Di Iorio y Guillermo Thiele, Buenos Aires, Bajel, 1941.
¿Te gustó este artículo?
Tags from the story
,
More from Luis San Martín

El gran retroceso (Varios autores)

Die große Regression / L'Âge de la régression / La gran regressió /...
Read More

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *