Los mejores cuentos chilenos del siglo XXI (Camilo Marks)


Los mejores cuentos chilenos del siglo XXI (2012)
Editorial Sudamericana
ISBN 978-956-262-393-3
Antologador: Camilo Marks (1946 – X)
348 páginas
Precio referencial: $16.000
     La crítica literaria es uno de aquellos lugares comunes a los que recurre mucha gente para declararse detractor de cierta forma razonada de aproximarse a la literatura. Digámoslo así aunque suene mal: a la crítica se le critica. Pero si lo pensamos bien, si le damos un par de vueltas al asunto nos podemos dar cuenta que la crítica, como género, prácticamente no existe en nuestros días, se ha perdido quizás como consecuencia de la falta de interés en la literatura misma y entre medio del acortamiento e inmediatez de todos nuestros procesos (como el de sentarnos a leer una buena hora, el de ejercer un análisis e incluso una discusión sobre un tema cualquiera, que realmente profundice en la problemática). Se habrán dado cuenta: pretendo hacer una pequeña defensa de la crítica. Es cierto, como todos seguramente, temo a aquella crítica que se dedica simplemente a denostar las obras, a intentar demostrar cierto nivel cultural de quien la ejerce, aquella que no consiste realmente en un juicio valorado, bien razonado y meditado sobre cierta creación artística; ¿Pero, qué pasa cuando aquel proceso sí se ha dado como es debido? Nosotros deberíamos ser los primeros (con nosotros me refiero a los lectores) en reconocer que aquello no solo es útil, si no que el plantear la discusión sobre los sostenidos y los bemoles de una obra es totalmente deseable.
     Me pasa algo con Camilo Marks. Me pasa que le creo. Le creo cuando dice en su prólogo que piensa que, seguramente no todos, pero sí varios de los relatos que ha seleccionado para esta antología sobrevivirán al paso del tiempo. Le creo cuando veo que, sin importar si se ha lanzado en una editorial emergente, apenas conocida, o en una editorial multinacional, él escoge y acoge en la antología los relatos que le parecen mejor. Claro, no siempre comparto el juicio. Me parece que hay niveles disímiles, pero eso es parte de la discusión que implícitamente se propone. El listado de cuentos incluidos es el siguiente (que se los entrego para con la secreta esperanza de que más de alguien tenga alguno de los ejemplares donde originalmente se publicaron y así, simplemente pueda limitarse a retomarlos para ver si comparte el juicio sobre su virtud o belleza):
Pueden hacer click para ampliar
     Esta antología, además, posee dos osadías que no sé si se justificarán. La primera, el título bajo la cual se publica. Como decía; le creo a Marks y le creo cuando dice que piensa que estos relatos son lo mejor que se ha publicado hasta ahora en Chile. Pero claro, el título es tan ambicioso, abarca un período tan largo, que aún no ha llegado siquiera, que resulta algo pretencioso. Y no obstante lo anterior, creo que él es consciente de ese detalle y lo asume. Al final, resulta en esta osadía, que desde cierto punto de vista habla bien de lo que él cree que pueden dar estos relatos. Lo segundo, y es algo que podría ser perfectamente materia de debate, es su decisión de incluir cuatro cuentos inéditos. Sumamente osado. Tan osado, que aunque le creo y disfruto plenamente que en vez de a denostar él haga lo contrario y compendie para destacar, estimo que esos cuatro cuentos, de bastante buena factura, no creo que respondan a la lógica bajo la cual se enmarca el libro. Él mismo comenta en el prólogo que se los pidió directamente a sus autores porque, considerando la calidad de ellos, no podía dejarles afuera. ¿Serán estos relatos, el deshecho de algún otro conjunto que simplemente no cupo? ¿Habrán sido pensados para enmarcar dentro de otra estructura mayor, de la cual ahora carecen? ¿Habrán resultado en algo como “escritos por encargo”? La publicidad del método hace que no levanten suspicacias. Los autores que bajo este sello eligió seguramente merecen estar ahí. ¿No podría haber elegido, si no en todos los casos al menos en alguno de ellos, algo que haya sido publicado con anterioridad y que, de esa manera, se haya encontrado en igualdad de condiciones con el resto de los relatos? El compilador hizo su elección. No la comparto, es cierto, pero lo felicito profundamente por la valentía y osadía que implica hacerse cargo de aquella resolución.
     Finalmente, destaco ciertos relatos que se han incluido: El abanico de MadameCzechowska, relato de una belleza y que encierra una extrañeza que justifican en sí mismo seguir buscando qué más hay en la obra del autor, Marcelo Simonetti (deuda que tengo conmigo mismo), que posee algo kafkiano, borgiano si se quiere, y que en su resolución logra un cierto asombro. Gansos, de Juan Pablo Roncone, que de hecho no es ni de lejos mi favorito de lo que conozco de su producción, pero que sí, efectivamente demuestra la calidad de su trazo cortante, seco y preciso, que desata una humanidad atropellada. Creo que te inventé en mi mente, de Claudia Apablaza, un relato construido de una manera inteligentísima, que en mi parecer se justifica completamente en apenas un pequeño artilugio literario que invierte las situaciones entre personaje y narrador, con un resultado muy bien logrado. Silencio, Hospital, de Daniel Hidalgo, donde puede verse la crudeza del realismo, muy bien dibujado, un realismo visceral que probablemente no comparte ninguno de los otros relatos, donde un joven pobre lleva a su madre enferma a una sala de urgencias, donde pareciera que a nadie le urge salvar a nadie. Etc., etc., etc. Y no continúo simplemente por no hacer infinita esta reseña.
          Hay mucho más que destacar de los autores. Hay mucho también donde criticar al crítico, cosa que me parece bella como riesgo asumido, bella y rotundamente necesaria. Lo dejaré hasta aquí, feliz principalmente por ver tan sana y pujante la literatura chilena contemporánea, y también, por qué no decirlo, al constatar que existe al menos cierta parte de la crítica que está preocupada por, de la mano de los autores, dar luz ahí donde brilla el talento.
¿Te gustó este artículo?
Written By
More from G. Soto A.

Martín Rivas (Alberto Blest Gana)

Martín Rivas (1862) Alberto Blest Gana (1830//1920)
Read More

1 Comment

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *