Volver. Primero estaba el mar (Paula Carrasco)

Volver. Primero estaba el mar (2012)
Fondo  de Cultura Económica
ISBN: 9789562891011

Paula Carrasco (1967 – X)
144 páginas
Precio referencial: $9900

Nuestra memoria es un mundo más acabado aun que el universo; puede hacer vivir hasta lo que no existe.
 Guy de Maupassant

  

Volver, una novela pequeña, sin pretensiones exacerbadas, de una autora desconocida hasta ahora y con elementos que, muchas veces, suelen ser los más atractivos y al mismo tiempo los más provechosos: pocos personajes, un lugar que las hace de espacio exclusivo en donde transcurren los hechos y un clima —en todo sentido— aplastante.

Los protagonistas de este libro son cinco: un papá, una mamá, una hija y un hijo; o dos hombres y dos mujeres; o puede expresarse también como una pareja de esposos y una pareja de hermanos. Junto a ellos, el quinto gran protagonista es la mitología griega y la maldición de los atridas, la que, por una desobediencia a los dioses, se perpetuó para siempre de la mano de Tántalo, Atreo, Agamenón, Clitemnestra, Orestes, Electra… Todos personajes de las tragedias, significativos ahora, y quienes hasta hoy, con miles de años de antigüedad, deslumbran a muchos lectores con sus clímax y catarsis.

Pero entonces, ¿por qué es la mitología griega importante? Porque es precisamente esa ficción la que, irónica y trágicamente, atrapa de principio a fin a Grei, la hija, la hermana, la mujer que compone la pareja de hermanos, y además quien nos cuenta la historia. Ella, para adentrarnos, es hermana de Dante (¿quizás Alighieri? Por eso del infierno, para ser injustamente arbitrarios). Ambos son hijos de un padre discreto y una madre limitada e ida, perteneciente a un mundo de rutinas y espantos. Los cuatro, juntos, viven en una isla desierta, al parecer del sur de Chile, llena de tormentas, niebla y sobre todo soledad. Un cuadro conocido, sí, pero pintado por Paula Carrasco de una manera sórdida.


La trama es en donde radica la esencia de este texto. Y sobre todo lo que viene con su narración en tiempo pasado, una de las formas en las que todo es más auténtico e íntegro para el lector, pues aparte de los hechos están las sensaciones, los sentimientos, las medidas de los hechos efectivos, el retorno de todo… Y en este caso de todo lo que le pasó a Grei y Dante, y a Dante con Grei, a Grei con su madre, a Dante con su padre, y todas las posibles combinaciones matemáticas que pueden darse usando estos cuatro pilares que se derrumban. Por supuesto sin olvidar a la isla.

Con todo esto, sabiendo cómo crecen —o hasta qué punto— dos seres aislados, con qué pasiones y razones, con qué noción del tiempo y de su pequeño espacio, se puede realmente hacer y descubrir mucho. Más si a priori su condición de aislados puede ser un mero adoctrinamiento supuestamente inocuo o la actitud arbitraria de quien eligió meterlos ahí, en esta alegoría tan real como el mar que golpea la costa y el viento que golpea sin tregua a la pequeña casa en la que viven; una realidad cruda como las “cosas de la vida”, esas que sus padres informan a Dante y a Grei, solo a veces, para que no se olviden de tener curiosidad por algo más que su propio pulso vital. 

 

Veo las rocas cercanas a la playa, donde rompen las olas con furia. Es el lugar más peligroso para los navegantes: la llegada o la partida. Donde el mar no te deja entrar o te expulsa fuera de su dominio. O, sencillamente, te retiene para siempre.

El sumergirse de a poco en los lodosos misterios de la existencia, en los secretos que agobian el destino de estos personajes, en la presencia de otra literatura y otras historias, y en las preguntas que brotan como en las mejores fabulaciones, son aspectos de sobra para abordar este libro. Para luego, quizás comprendiendo todo, volver a leerlo desde el principio.

¿Te gustó este artículo?
More from Luis San Martín

La mala educación. Ideas que inspiran al movimiento estudiantil en Chile (Fernando Atria)

La mala educación. Ideas que inspiran al movimiento estudiantil en Chile (2012)...
Read More

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *