Suicidios ejemplares (Enrique Vila-Matas)

Suicidios ejemplares (1991)
Enrique Vila-Matas (1948- X)
Anagrama
ISBN: 9788433966698
176 páginas
Precio referencial: $7.530
La cosa mejor que ha hecho la ley eterna es que, 
habiéndonos dado una sola entrada a la vida, 
nos ha procurado miles de salidas.
Estas palabras, utilizadas por Enrique Vila-Matas en uno de sus relatos, representan quizá el epígrafe que mejor explica este volumen de Suicidios ejemplares. Pertenecen a las Cartas morales a Lucilio, de Séneca y evidencian la importante presencia del tema de la muerte en las diversas expresiones artísticas a lo largo de nuestra historia, en este caso, de la literatura, desde antes de la Edad Media –con la llamada Danza de la Muerte–  hasta en la poesía y narrativa actual.
Lo que hace Vila-Matas en estos suicidios ejemplares, es ofrecer al lector diez relatos que, claro está, tienen en común un tema: la muerte; y más que la muerte, hablamos de una forma específica de llegar a ella, de encontrarse con ella: el suicidio. Como si esto fuera poco –y como también lo explicita el epígrafe de la presente reseña– este tema da cabida a una infinidad de posibilidades en el trato del tema del suicidio, de las cuales solo unas pocas formarán parte de estos relatos.

El autor en las primeras páginas introductorias habla sobre la idea de “Viajar, perder suicidios; perderlos todos” parafraseando a Fernando Pessoa, poeta portugués, quien hablaba de “Viajar, perder países”. Precisamente es la capital portuguesa, Lisboa, ciudad nostálgica por excelencia, escenario de innumerables novelas, cuentos y poemas –del ya mencionado Pessoa, de José Saramago y Antonio Tabucchi, entre otros–, da vida a uno de los primeros relatos de Vila-Matas. Llegar a la muerte por causa de la nostalgia, esa tristeza que se aligera, es una de las opciones que nos presenta el autor en “Muerte por saudade”.Sin embargo, en otros relatos también nos encontramos con una muerte que se presenta como estúpidamente cómica y otras en las que traspasar el umbral de la muerte es solo un hecho insignificante. Existen, entonces, tanto infinitas motivaciones, como infinitas posibilidades de llegar, por voluntad propia, a la muerte:

 

Rosa Schwarzer comprende enseguida que se trata de volver a suicidarse, en este caso de practicar el gesto al revés, un suicidio que la haga caer, no del lado de la belleza sino del lado opuesto, del lado de la vida.

No todos estos relatos terminan en un suicidio, es necesaria esta aclaración. En algunos casos es el motor principal del relato, en otros aparece en menor medida. El suicidio es el eje que traspasa estas historias. Son diez ejemplos, ciertamente ficticios, la mayor parte de las veces inverosímiles, pero con una cuota de realidad que se sustenta, en cada una de sus páginas, gracias a la constante presencia de la muerte.
¿Te gustó este artículo?
More from María Jesús Blanche

El lugar sin límites (José Donoso)

El lugar sin límites (1966) José Donoso (1924- 1996)
Read More

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *