La sangre y la esperanza (Nicomedes Guzmán)

La sangre y la esperanza (1943)
Nicomedes Guzmán (1914-1964)
Ediciones Olimpo
ISBN: 9568098402
279 páginas
Precio referencial: $8.800

Descarga del libro (memoriachilena.cl)

Era el otoño.
Pero era también la vida.


La sangre y la esperanza (1943) se centra en la historia de Enrique Quilodrán, un pequeño de ocho años que vive en un barrio pobre del Santiago de Chile de los años 30, específicamente en el Barrio Yungay, situado entre las comunas de Santiago y Quinta Normal. El contexto de tal historia, en el cual se inserta la vida de Enrique, es quizás lo más importante del texto: la clase del proletariado en aquella época, la huelga de los ferroviarios de 1934 en el marco del gobierno de Arturo Alessandri Palma y, más particularmente, la vida en los conventillos capitalinos.
La novela se compone por las remembranzas del protagonista sobre su infancia, los compañeros de escuela y su familia. El conventillo en el cual vive es minúsculo, al igual que el pequeño espacio en el que está instalada su familia. Si bien las condiciones son precarias, los lazos familires, amorosos y comunitarios parecen inquebrantables; un médico está constantemente preocupado de todos los habitantes del conventillo y un clérigo los apoya espiritualmente, además de la presencia de ayudas monetarias para casos de especial consideración por parte de los dirigentes del Consejo en el cual participa el padre de Enrique, Guillermo Quilodrán, quien es además un dirigente de la Federación.
La vida de los personajes del libro es difícil. Los gritos y porrazos de las habitaciones aledañas se escuchan en todo el escaso lugar en el que están apostados, y Enrique debe vivir soportando esto como si lo hubiera sopesado durante toda una larga vida. A pesar de la pobreza material de sí mismo, de su grupo familiar y de su clase, sus momentos de properidad consisten en juegos con sus amigos en el río Mapocho, algún acercamiento a una muchacha cautivante, las curiosidades suscitadas junto a los chiquillos del barrio con respecto al vagabundo Pan Candeal o el caminar por la ciudad y observar cómo cambia la vegetación del lugar debido al paso de las estaciones.


Parroquia de Nuestra Señora de Andacollo


Pero por sobre todo el libro es un retrato de un proletariado imperturbable, convencido hasta los huesos de sus ideales, que sale a la calle a manifestar su descontento y a gritar iracundo por soluciones a su miseria. El protagonista solamente observa el entorno que lo rodea –incluyendo las protestas- y, revisando el pasado, narra los sucesos, describiendo minuciosamente, sin arrojar ningún juicio de valor u opinión sobre los hechos. La bruma triste de los días otoñales de Santiago, las campanadas de la Parroquia de Nuestra Señora de Andacollo y el ruidio de las trenes saliendo y entrando cada mañana y noche de la estación son el ambiente que rodea toda la historia de los personajes como Laura, la madre de Enrique, su hermana Helena, Justiniano, el poeta del cual aquella está enamorada, Ñá Paremé, el tío Bernabé, entre muchos otros.
Por eso se retrata un país que, casi como ahora pero mucho más evidente que hoy, está infestado de carencias y sigue su curso a conciencia de la existencia de las clases más bajas del país. De manera que Nicomedes Guzmán, un autor de origen proletario, cuyo padre era heladero y cuya madre se desempeñó como empleada doméstica, muestra, como si estuviese pintando un cuadro con lujo de detalles y con la ayuda de un lenguaje armonioso y reflexivo, qué es la clase trabajadora, su vida y sus costumbres, pero no los factores que la causan o la incidencia de las demás clases que están sobre aquella. Lo increíble es que esto último se infiere de las minucias del texto.


 
La clase del proletariado en Chile, representada en el libro, hoy existe, pero es mucho menos manifiesta. No por los avances políticos y lo que resulta ser una aparente erradicación de la pobreza, sino que por lo que es la percepción de ella. La obtención de bienes son una evidencia importante sobre el estado de la sociedad en esos tiempos en comparación con la actual; en la novela los protagonistas no tienen más bienes que minúsculas habitaciones en un conventillo, una mesa para comer, alimentos para consumir sobre ella solamente en días en que el trabajo del padre otorgó monedas suficientes y, en alguna muralla o superficie, algún adorno heredado; actualmente se manejan bienes fáciles de conseguir –muchas veces suntuarios- que dan una falsa pista sobre la verdadera pobreza de la sociedad chilena. Así, la adquisición de estos bienes ochenta años después es frondosa, pero realmente engañosa.
Con respecto a aspectos físicos y formales del libro: el tiraje de la edición, a pesar de tener un glosario útil para lectores extranjeros o para quienes no comprenden los términos locales de la época –muchos aún vigentes, sin embargo-, está mal compaginada, con un índice incompleto que no se corresponde con el contenido. El precio de referencia es de una edición de LOM que si bien es más antigua es preferible a la de Ediciones Olimpo, pues esta editorial, al parecer, además descontinuó el libro. Por lo mencionado se recomienda obtener una mejor edición.
De todas maneras, en el encabezado pueden descargar directamente el libro en formato electrónico.
¿Te gustó este artículo?
More from Luis San Martín

La vida negociable (Luis Landero)

La vida negociable (2017) Luis Landero (1948) Tusquets Editores ISBN: 9788490663714 336...
Read More

7 Comments

  • A mi me gusto mucho el libro a pesar que solo lei algunos fragmentos , leido de esta misma edición, comparto totalmente la opinión acerca de las deficiencias del formato. <br />Un libro que de manera un tanto cruda y simple narra la realidad de la epoca. <br />Apenas pueda lo (te) pediré y terminaré de leerlo.<br />Muy buena reseña!<br /><br />Vale.

     
  • Hola, Anónimo:<br /><br />Disculpa, pero en esta página publicamos reseñas sobre los libros, con el fin de recomendar estos últimos. No entregamos resumenes.<br /><br />Te recomedamos que leas este libro entero, es muy bueno.

     
  • Las realidades son similares en varias partes del mundo, pero si humildemente compartimos lo nuestro, ese poquito de arena, significará el amor que existe entre los humanos.

     
  • EN ESTE TIEMPO TAMBIEN SE VEN REALIDADES TAN CRUDAS COMO EN LA SANGRE Y LA ESPERANZA ES UN LIBRO QUE JAMAS SE OLVIDA , PARA MI HA SIDO MI REFERENTE.

     
  • Ese Chile del libro la sangre y la esperanza se va perdiendo de a poco…..se construye un nuevo mundo mucho más cruel y sangriento que aquel que narra el niño quilodran….lo rescatable del comentario es la diferencia que existe entre el pueblo de aquella época y el vulgo de nuestros días cada vez más ignorante

     

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *