La estupidez (Rafael Spregelburd)

La estupidez en la “Heptalogía de Hieronymus Bosch” (2003)

Atuel  Rafael Spregelburd (1973-X) 

171 páginas 

Precio referencial: $6.600

Hay dos cosas que son infinitas: el universo y la estupidez humana;
de la primera no estoy muy seguro
Albert Einstein La estupidez insiste siempre
Albert Camus

La estupidez es el cuarto número de la “Heptalogía de Hieronymus Bosch” de Rafael Spregelburd, dramaturgo y actor argentino nacido en 1973 en la ciudad de Buenos Aires. Esta producción está basada en el famoso cuadro del pintor holandés del Renacimiento, más conocido como El Bosco, llamado “La rueda de los siete pecados capitales”. Como se nota en aquél, la estupidez humana reinaba en el Flandes de la época tal como reina en la actualidad, incluso habiendo cinco siglos de diferencia, en los cuales esa tan mal ponderada cualidad connatural persistió invariablemente, manifestándose en formas muy parecidas.
Esta obra de teatro nos muestra justamente eso: la terquedad, la imbecilidad, la idiotez de un mundo que no puede consigo mismo porque está contenido de personas que tampoco logran sustentar sus propios temores y deficiencias. En éste viven todo tipo de especímenes: hombres y mujeres solidarios y egoistas, alegres y cabizbajos, dispuestos y oportunistas, honestos y cínicos, en fin, una fauna variada e infinita. En la pieza teatral, por su lado, tenemos a muchos y variopintos personajes: policías, marchands –o comerciantes-, estafadores, apostadores, empresarios, mafiosos, estrellas de pop y hasta un matemático. Todos con sus propias perspectivas del mundo que, sabiéndolo o ignorándolo, construyen día a día, enmohecidos por una estupidez generalizada que pareciera ser más fuerte que ellos.
Justamente ese científico, Robert Finnegan, es uno de los que efectivamente sabe cuál es el estado actual de una sociedad decadente, entrampada en un desorden aparente que puede tener, sin embargo, un patrón. Conoce la Ecuación de Lorenz (un meteorólogo que trató de predecir el clima) y necesita legar ese conocimiento tan preciado a alguien que sepa manejarlo bien, en pos de una Humanidad torpe que lo necesita urgentemente. Tal secreto no es nada más ni nada menos que la facultad de predecir el futuro, conociendo las condiciones de un sistema complejo y vislumbrando los sucesos que están a punto de suceder.
Todo esto remite a la famosa Teoría del Caos, la cual, explicada técnicamente, dice que cualquier variación de las condiciones iniciales de un sistema dinámico implicaría diferencias indefectibles en el desarrollo posterior de tal sistema. Es, por lo tanto, una postulación cuyos fundamentos dan importancia a las causas y a los efectos. Más básicamente explicada en una sola frase, la teoría describe matemáticamente cómo el aleteo de una mariposa que vuela en China puede provocar un Tsunami al otro lado de la Tierra.
En la obra, lo que pasa en las distintas habitaciones de los distintos hoteles de las carreteras de las afueras de Las Vegas está empapado de (des)orden, como aprisionado por un Universo ordenador en su imponencia e inaprensibilidad. Hay personajes, como Finnegan padre, Finnegan hijo, Wilcox, Zielinsky o Ivy, quienes cumplen los roles más diversos en sucesos que, muchas veces, se montan simultáneamente en el escenario. Mientras hay un choque en el patio del hotel, dentro de alguna de las habitaciones un oficial con un ataque epilepsia está siendo golpeado por sus consternados compañeros. Todo en el escenario sucede muy rápido, bajo una confusión que pareciera primar en un clímax constante.
La estupidez es una pulp fiction con formato de road-movie que es por sobre todo caótica, pero además de ello altamente delirante, cómica, grosera, absurda, rebelde y estupidamente magna.
¿Te gustó este artículo?
Tags from the story
,
More from Luis San Martín

El Aleph (Jorge Luis Borges)

El Aleph (1949) Jorge Luis Borges (1899-1986)
Read More

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *