Los mecanismos de la ficción -Cómo se construye una novela- (James Wood)

Los Mecanismos de la Ficción:
Cómo se construye una novela. (2008)
James Wood (1965-  )
Editorial Gredos
199 páginas
Precio Referencial 23,00 €

James Wood es un crítico literario de reconocida trayectoria y de muy buena reputación, es redactor en The New Yorker y, según dice la contratapa de mi ejemplar, profesor invitado de literatura inglesa y norteamericana en la Universidad de Harvard. 

Este es un libro de crítica literaria, una especie de estudio sobre la literatura en general, llevado en términos bastantes simples que acercan la literatura –como objeto de estudio– al lector común (nosotros). Eso fue lo que puso este título entre mis manos, porque yo al menos no soy ningún literato sino que un simple amante de la literatura.

La literatura hace que nos fijemos más en la vida; practicamos en la propia vida, que a su vez nos hace mejores lectores de los detalles de la literatura, que a su vez nos hace mejores lectores de la vida. Y así sucesivamente. Sólo hay que enseñar literatura para darse cuenta de que los lectores más jóvenes son malos observadores. Sé por mis libros más antiguos, anotados sin ningún miramiento hace veinte años, cuando era estudiante, que yo subrayaba rutinariamente, sólo para buscar el aprobado, detalles, imágenes y metáforas que ahora me parecen de lo más vulgar, y me perdía tranquilamente cosas que ahora me parecen maravillosas. Crecemos como lectores, y los veinteañeros son relativamente vírgenes. No han leído la suficiente literatura para que ésta les haya enseñado cómo leerla.
 

La introducción de este libro funciona como una especie de declaración de principios. En ella su autor nos cuenta que por allá por 1857 un autor, que no vale la pena nombrar acá, escribió un librito sobre técnicas de dibujo, que consiste en un manual para principiantes que, aplicando un criterio critico sobre el arte de crear, fue realizado con el fin de ayudar al pintor en su práctica, al observador en su capacidad de observación y al amante de ese arte en general. Nos cuenta que en aquel libro el autor va describiendo parte por parte los trazos del pintor de turno en obras reconocidas, mostrando donde están los aciertos, donde el genio, donde las fortalezas, todo ello de una manera muy simple, haciéndolo evidente a los ojos de quienes no son expertos en la materia. Su conclusión es que, en el área de la ficción hay muy pocos libros así. No hay muchos quienes hayan intentado realmente acercar la literatura-ficción al lector común, enseñándole dónde debe observar, y al escritor, mostrándole dónde debe pulir. Así “se vende” este libro, bajo el sub titulo “Cómo se construye una novela” y finalmente bajo la frase “Un libro que cambiará nuestra manera de leer”. No sé si haya cambiado diametralmente mi manera de leer o escribir (o al menos mis  malos intentos de hacerlo), pero sí creo que aprendí un puñado de detalles sobre el estilo, o sobre dónde posar la vista al momento de tomar una novela entre mis manos, sobre cómo leer. Por ende, objetivo cumplido para el autor, hay que decirlo desde ya.

El lenguaje de Wood es ameno, y aunque por momentos  se enfrasca  en explicaciones complejas ejemplifica una y otra vez lo que desea exponer logrando que el lector logre comprender lo que él quiere mostrar. El libro se divide en varios capítulos muy interconectados entre sí, al punto de muchas veces ser difusa la línea que divide uno de otro, pero sin que ello sea un defecto, es más, el mismo autor advierte que su subdivisión es más bien esquemática pero en el momento de analizar lo que propone todo tiene que ver mucho con lo demás y no conforman realmente entidades apartes, sino que más bien se entremezclan en la literatura. Los capítulos, que se dividen según los motivos que analiza dentro de la literatura ficcional son, entre otros, los siguientes: narración (donde someramente enuncia tipos de narradores y profundiza en el que a él pareciera serle más de su agrado, por un tema de técnica y belleza narrativa, y que al mí al menos logró convencerme bastante de sus capacidades, además de notar que había estado frente a él tantas veces sin percibirlo, siendo víctima del juego del autor), Flaubert y la narrativa moderna (donde enuncia y demuestra la importancia de este autor para toda nuestra narrativa, explicando el quiebre que significó en la literatura, mostrandonos donde está la innovación que él provocó), detalles (donde muestra, con un cúmulo de ejemplos, la importancia de los detalles y lo que provocan dentro de una obra), personajes (bastante obvio su contenido, pero él lo expone de una muy buena manera, explicando dónde radica la sustancia de los personajes, al menos desde su punto de vista), lenguaje (donde se adentra en temas como el ritmo y la sonoridad) y finalmente el dialogo (cómo lo abordan distintos autores, qué es deseable, qué no lo es).

El resultado de este libro es un pequeño manual critico, si es que existe tal expresión, que es al mismo tiempo una manera cercana y simple de llevar al lector común un paso más allá en la observación de una novela, más allá de la historia, más allá de la anécdota, para que sea capaz de apreciar todo el arte que conlleva. Por otro lado hace el mismo ejercicio con aquel eventual escritor incipiente, escritor amateur, mostrándole donde están las rosas entre las espinas, donde los aciertos y los fulgores, para que él pueda desarrollarlos. Todo lo anterior sumergido en una batería importante de ejemplos que hacen muy simple realmente asir lo que el autor trata de mostrarnos, ejemplos además que son bastante contemporáneos, que no caen en la jactancia sino que se encuentran ahí verdaderamente por el carácter utilitario que poseen dentro de su contexto. Nunca había antes leído un libro de crítica literaria. Siendo este tan ameno, cordial, y tan bueno como primer paso, no tengo dudas que iré ampliando mis lecturas también en este ámbito. Lo recomiendo para todos aquellos lectores avezados que tengan curiosidad no sólo sobre cómo leer y escribir, sino que además como poder verdaderamente apreciar lo que poseen entre manos. La editorial que lo está publicando en español se encuentra radicada en España, pero hacen envíos a toda sudamerica previo deposito y llegan en perfecto estado a destino.

¿Te gustó este artículo?
Written By
More from G. Soto A.

El vaso de leche y sus mejores cuentos (Manuel Rojas)

El vaso de leche y sus mejores cuentos (recopilación 1959) Manuel Rojas...
Read More

1 Comment

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *