Estatuas de Sal (Compilación, Mirta Yáñez; Marilyn Bobes)

Estatuas de Sal (1996)
Cuentistas cubanas contemporáneas
Panorama Critico (1959-1995)
Mirta Yáñez; Marilyn Bobes (compiladoras)
Ediciones Unión
382 Páginas
Sin valor de referencia.-

El libro que en este momento reseño todavía es para mí una rareza. Explico su origen: mi familia hizo un viaje a Cuba (por primera vez y seguramente por última, no porque no la hayan amado, sino por circunstancias mucho más mundanas que esa) y claro, antes de ir me preguntaron si hubiera algo que me gustase que me trajeran como recuerdo. Mi primera opción fue algún instrumento musical autóctono, preferentemente de cuerda. La segunda, que sería la que se concretaría finalmente, era una antología sobre literatura contemporánea cubana. Fue así como llegó a mis manos este libro que antes me fuera completamente desconocido e ignorado. La historia de su adquisición se resume en la entrada a una librería, que más bien era la habitación contigua a la calle de un hombre de ya avanzada edad, con un par de estanterías llenas de libros (usados todos, aparentemente) “quizás menos de los que tú tienes”, me dijeron para hacerme una idea de las cantidades. Esta fue una de las recomendaciones del mismo dueño. Pues bien, la curiosidad sobre la narrativa cubana me puso en posesión de este regalo.

¿De qué se trata este libro? Es la recopilación, casi indiscriminada y sin un criterio rector, de narradoras cubanas –recalco, sólo mujeres- y sus cuentos, algunos incluso inéditos hasta ese momento. ¿Qué esperaba encontrarme? Creo que lo que cualquier ignorante como yo de la cultura cubana hubiese esperado encontrar: música, felicidad desbordante, fiestas, bellas mujeres negras y hombres con la sonrisa blanca floreciente. ¿Qué es lo que me encontré? No diría que todo lo contrario, pero sí algo muy distinto a lo esperado. Lo primero que me llamó poderosamente la atención fue que un alto número de escritoras antologadas se encontrasen radicadas en Estados Unidos, no porque ello conlleve necesariamente algún juicio valorico sobre el estado de las cosas en Cuba, sino porque siento que aquello desvirtúa un tanto el asunto relativo al panorama actual de la escritura y el cuento cubano. Aunque por otro lado, es imposible desmentir que Estados Unidos y la gente marchándose a él es parte de la idiosincrasia es este país. Segundo que me llamó poderosamente la atención, las temáticas de los cuentos, tan alejados del cliché que tenía en mi mente, tan universales, pudiendo ocurrir en Santiago de Chile, como en Lima Perú, o en el mismo país del norte. Tercero, la fuerte presencia de la literatura fantástica; varios de los cuentos utilizan el recurso de la fantasía y de manera muy bien lograda. No es poco decir de la literatura de un país que se considera retrasado tecnológicamente hablando, en alrededor de 30 años respecto del promedio del mundo, pero qué saben los números de las letras, y ni siquiera del desarrollo intelectual. También hay un par de cuentos que tienen mucho que ver con la revolución, con la condicionante que ella constituye, pero digámoslo, hay muy poco de política en este volumen y ello también me extrañó y posteriormente sorprendió gratamente.
En términos más generales este compendio de cuentos y narradoras es más bien dispar. Existen algunos cuentos notables, realmente destacables –como por ejemplo la historia de un anciano que vive esperando su cheque del seguro para poder pagar los medicamentos de su mujer enferma, postrada en una cama para así pueda seguir “viviendo”, y que un día espera infructuosamente al cartero con su cheque por cuanto es día festivo, así que decide llevarse a su anciana amada a la azotea y se suicida junto a ella, cuento titulado “No puedo más” por Uva de Aragón- y otros que pasan con más pena que gloria.

La sensación que me dejó es que este libro se sustenta por aquel puñado de cuentos realmente buenos que posee y que con ellos se hace tolerable a los otros, los no tan buenos. Por otro lado su tematica de por sí es ya muy interesante. Conocer el panorama actual de la literatura cubana a mi al menos hace cosquillear mi curiosidad. Si existe algún medio como puedan hacerse de una copia, se los aconsejo. Si lo ven por ahí arrumbado en una de esas “librerías de viejo”, cómprenlo. La experiencia vale la pena, aunque el resultado esté repleto de altibajos. Quizás esa sensación sea lo más justo cuando hablamos de la isla hermosa que es Cuba.

¿Te gustó este artículo?
Tags from the story
,
Written By
More from Lo que leímos

Entre los Poros y las Estrellas (Emmanuel Tornés Reyes)

Entre los Poros y las Estrellas (2009) Emmanuel Tornés Reyes - Recopilador
Read More

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *