La conjura de los necios (John Kennedy Toole)

A Confederacy of Dunces (1980)

John Kennedy Toole (1937-1969)
Anagrama

365 páginas
ISBN: 8433920421
Precio referencial: $13.420

¿Recuerdan a Holden Caulfield de El guardián entre el centeno? Bueno, el personaje de la novela que ahora reseñamos es mucho más odiable y repugnante en sus atributos físicos, aunque, del mismo modo, menos reconocido en el universo de la cultura en general y en la literatura en términos más específicos: Ignatius J. Reilly, un hombre grande y gordo de treinta años, que vive junto a su madre, que escribe en hojas sueltas de los cuadernos Gran Jefe sus aventuras y pensamientos de vida y que toca el laúd por las noches, con un sonido que perturba a su vieja e histérica vecina, Annie, quien lo conoce desde pequeño y quien a su vez conoce las razones por las cuales se ha convertido en un ser tan despreciable, egoísta y asqueroso. 
Pero nuestro protagonista no es el único que deambula por las calles de Nueva Orleans: también hay obreros y pícaros de raza negra, trabajadores burgueses, millonarios fracasados –casados con esposas insoportables-, mujeres de burdel y maricas de segundo y tercer orden. Es decir, una completa fauna de personajes que pueblan este maravilloso lugar ficticio de ensueños de este entrañable libro. Que, vale decirlo, costó mucha pena y sentimientos profundos de fracaso a su autor, puesto que las editoriales de su tiempo opusieron resistencia para que no fuera publicado, ya que se consideraba un mal libro: causas por las cuales, y entre muchas de las que se hablan y se cuentan, hicieron que John Kennedy Toole se quitara la vida sin saber que su libro sería publicado gracias a que su benevolente madre “real” –¿irónico, no?- se lo presentó a Walker Percy, hombre que descubrió el talento escondido. Así sin más falleció el escritor, ignorando la fama que conseguiría años después, los premios, como el Pulitzer de 1981, y esta reseña a lo pobre que aquí construimos, para estimularlos a ustedes, queridos y aferrados lectores.
Reilly es una especie de Don Quijote contemporáneo; no contento con la sociedad que lo rodea y en la que lamentablemente nació, plantea gracias a su admirable saber un mundo nuevo con políticas nuevas e irrisorias, en donde los más débiles se superponen frente a los más ricos y los negros golpean con verborrea y armas ilusorias a los blancos que administran el Estado y el sector privado entero. Pero precisamente los más desposeídos son los amigos que Ignatius necesita para lograr su objetivo, y ellos son los que llenan este hermoso libro de acciones que no podrían jamás verse en un mundo real y que sólo cabrían para dibujarse en un espacio y un tiempo ficticios como éste. Todo lo anterior, a pesar de que se haya considerado por los venerados críticos que Toole era un individuo homosexual, y por lo mismo un marginado infeliz, motor que para los opinólogos de las letras fue fundamental en la creación de esta novela.
Esta tragicomedia no los dejará indiferentes, pues son muchos los detalles que pueden asombrarlos y no pocas las arrugas, muecas y caras llenas de espasmos que causarán en sus surcos faciales las líneas estrepitosas de esta póstuma novela, decorada con imágenes inapreciadas por los críticos, degradantes y desgastantes, cuyas particularidades se inscribieron orgullosas en el tiempo.

 

¿Te gustó este artículo?
More from Luis San Martín

Orestes (Eurípides)

Ὀρέστης(408 a.C) Eurípides
Read More

2 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *